2014: el año que cambiamos la historia de Venezuela

CC-LOGO-WEB

2014: el año que cambiamos la historia de Venezuela

Termina un año difícil para el país. Hemos sido testigos de la profundización de un modelo que busca acabar con nuestras libertades y coartar nuestros derechos. Hemos enfrentado no solamente la represión y persecución de un régimen cuyo máximo objetivo es mantenerse en el poder al precio que sea, sino que hemos asumido un compromiso histórico para impedir, con los mecanismos que la Constitución establece, que continúe la destrucción del país a manos de Maduro y sus mafias.

Ante una realidad tan dramática, y conscientes de que para evitar esta debacle tenemos que organizarnos, decidimos llevar a cabo el Congreso Ciudadano por la reconstrucción nacional. Fue un reto gigantesco. Nos propusimos organizar Asambleas Ciudadanas en cada una de las más de mil parroquias a lo largo y ancho del país, donde se eligieran delegados con liderazgos locales legítimos, que no solamente representen a las regiones, sino también a los diferentes sectores del país, como sindicatos, jóvenes, estudiantes, gremios, entre otros.

Hoy, con mucho orgullo podemos decir que hemos logrado los objetivos que nos propusimos para este año. Se realizaron más de 1.200 Asambleas Ciudadanas en 23 estados y 120 municipios, en las que se eligieron cerca de 2.000 delegados. Nos encontramos en dos importantes congresos regionales: el Congreso Ciudadano Región Oriente, donde participaron delegados de los estados Anzoátegui, Monagas, Sucre, Bolívar, Nueva Esparta y Delta Amacuro, así como el Congreso Ciudadano Región Occidente, donde nos congregamos con delegados de los estados Apure, Aragua, Carabobo, Cojedes, Falcón, Lara, Mérida, Portuguesa, Táchira, Trujillo, Yaracuy y Zulia. En cada uno de estos eventos se activaron comisiones permanentes de trabajo que siguen discutiendo y trabajando. En las Proclamas de ambos encuentros el clamor es el mismo: ha llegado la hora del ciudadano!

Los ciudadanos seremos la fuerza fundamental del cambio que ya se aproxima. Tenemos la responsabilidad de organizarnos para hacer cumplir la Constitución que el régimen viola sistemáticamente. Somos la fuerza y la haremos sentir.

Sin embargo, el trabajo recién comienza y el 2015 será un año definitorio para las próximas décadas en Venezuela. Avanzaremos en la articulación de asambleas en todos los municipios del país, para culminar esta importante etapa organizativa en un Gran Congreso Ciudadano Nacional. No será fácil, nada lo ha sido estos últimos años. Pero huir o sucumbir no son opciones: nuestra única opción es luchar.

Ahora, a organizarnos y a organizar, a difundir nuestro mensaje, a ganar voluntades, a solidarizarnos con todo el que luche, a tenderle la mano a los que discrepan, a buscar coincidencias incluso con quienes hemos adversado, a construir la unidad de las trincheras, de los luchadores.

Los ciudadanos hemos escrito la historia contemporánea. Estamos claros de que la transición ya comenzó, el colapso del régimen es la primera fase. Luego viene la renuncia, y a todos nos toca escribir el último capítulo: el del cambio constitucional que dará paso a la reconstrucción nacional. A ella convocamos.

El futuro nos llama ya. El tiempo es ahora.

Venezuela, ¡Levántate!